«Documento sobre Población por parte de 30 líderes mundiales» — Comentario

Comentario a la Declaración sobre Población por parte de líderes mundiales (1966). Se trata del documento fundacional del control de la natalidad a nivel planetario, impulsado por la plutocracia financiera-industrial internacional que desde mediados de la década de 1960-1970 ha iniciado el asalto sobre la riqueza que por esencia pertenece a los pueblos y que al mismo ha planificado el genocidio de los niños por nacer, en una verdadera actualización de la figura del rey Herodes, que para proteger a su reino ordenó la matanza de todos los niños que vivían en Belén.

Rockefeller John Davison IIIJohn Davison Rockefeller III                        populationCouncil

Es bien sabido que al nacer el Mesías, el rey Herodes hizo matar a todos los niños menores de 2 años de Belén de Judea y de toda la comarca aledaña, porque sentía amenazado su poder real. Esta matanza indiscriminada de quienes representaban un peligro potencial para el infautado rey de Israel es conocida como la matanza de los Santos Inocentes, a quienes la Iglesia Católica celebra y conmemora inmediatamente después de la fiesta de la Navidad, el 26 de diciembre de cada año.

Lingotes y monedas de oro20 siglos después este cuadro cruel e inhumano vuelve a repetirse, a escala planetaria. El Herodes de nuestra época ha sido John D. Rockefeller III, un personaje emblemático de los grupos que dominan actualmente el mundo a su antojo y en beneficio propio, apropiándose del mayor porcentaje de bienes y riquezas que se producen. Es así que lo encontramos ya en 1952 fundando el Population Council, para ocuparse de los problemas relacionados con la población, impactado por la gran densidad de población que se concentraba en el sur y este de Asia, la región que registraba un rápido crecimiento poblacional y donde millones de personas apenas subsistían. Pero esta preocupación no estaba fundada en sentimientos filantrópicos y en criterios de justicia social y de distribución equitativa de la riqueza, sino en evitar que peligrara la posesión de la riqueza que los grandes grupos económicos habían logrado concentrar en beneficio propio y en perjuicio de miles de millones de personas en el mundo. ¿De qué modo podían estar en paz Rockefeller y sus socios? Evitando el crecimiento no planificado de la población mundial, a través del uso de anticonceptivos que limiten el control de nacimientos y, en última instancia, mediante la despenalización del aborto. La salud reproductiva se constituye en el criterio-eje que permite coordinar la planificación familiar, la educación sexual, el consumo masivo de anticonceptivos y en última instancia el aborto, y posee además un profundo carácter imperialista y colonialista, ya que esta política antinatalista se aplica sobre todo fuera de los Estados Unidos, en tanto y en cuanto el organismo mencionado «ha dado prioridad a la salud reproductiva y al bienestar de mil millones de adolescentes de países en vías de desarrollo que están a punto de iniciar su vida reproductiva y cuyo comportamiento conformará el futuro de sus países». Por eso vemos que la primera de las actividades que el mismo Consejo promociona es la de «desarrollar anticonceptivos y otros productos para mejorar la salud reproductiva». Como se puede apreciar, para llevar a cabo esta política, pero al mismo tiempo encubriéndola, los grupos de poder no dudan en recurrir a la manipulación del lenguaje, en tanto convierten a la reproducción humana en una enfermedad y a los productos químicos que sirven para impedir la vida en medicamentos que curan (cf. http://www.popcouncil.org/esp/mision.html).   

En 1966, John D. Rockefeller III redactó un documento que fue firmado por 30 de los principales líderes del mundo. Según la perspectiva del magnate norteamericano –avalada oficialmente por algunos presidentes, reyes y primeros ministros- la población mundial constituye el problema prioritario que urge atender a nivel mundial, ya que pone en peligro la paz mundial. Visto a la distancia, llama la atención que a mediados de la década de los años 60’, en plena época de la guerra fría del capitalismo contra el comunismo, en medio de una feroz carrera armamentista, con la guerra en Vietnam en curso “para frenar la expansión marxista en Asia”, lo que realmente preocupara a Rockefeller fuese el crecimiento de la población mundial que pone en peligro la paz mundial. En esa misma época, desde una instancia neta y exclusivamente financiera, Robert McNamara (ex Secretario de Defensa de los Estados Unidos y en ese entonces presidente del Banco Mundial) proclamó la necesidad de controlar el crecimiento de la población mundial.

AFICHES_CUATROEn otras palabras, para el grupo Rockefeller y para los «dueños del mundo» las poblaciones numerosas son las que ponen en peligro la paz mundial. ¿Por qué? Porque el crecimiento poblacional de un país «dificulta enormemente que se puedan promover niveles superiores de vida, además de la educación, así como mejorar la salud y el sistema sanitario, proporcionar mejores viviendas y transportes y fomentar oportunidades culturales y recreativas –e inclusive en algunos países asegurar alimentos suficientes». Quiere decir entonces que no es la injusticia social –magros salarios, intercambio comercial desigual entre los países, los gastos irracionales en armamentos, etc.- la que impide que las personas puedan ser felices y tener una vida digna: si la mayoría de las personas en el mundo no tienen condiciones dignas de vida, ni acceso a la educación, ni salud ni asistencia médica y en muchos casos se mueren de hambre, la culpa es de la supuesta gran cantidad de personas que hay en el mundo, razón por la cual los niños se han convertido en los enemigos de la paz mundial.

¿Cuáles son los dogmas que propone Rockefeller como “credo” para fomentar mundialmente el control de la natalidad y el crecimiento de la población?

a) que el control del crecimiento poblacional es la base para el desarrollo económico de los pueblos;

b) que decidir cuantos hijos tener es un derecho humano básico;

b) que controlar el crecimiento poblacional es la condición prioritaria para lograr la paz mundial duradera y significativa;

c) que muchos hijos obstaculizan que se pueda tener una vida digna y en plenitud (es decir, para no ser pobres y ser dignos, hay que tener muy pocos hijos, y mejor si no se tiene ninguno).

 

Como se puede apreciar en esta propuesta rockefelleriana, estamos en presencia de auténticos dogmas, porque son principios o puntos de partida que no se discuten ni se analizan, en ellos «se debe creer» como verdad absoluta. El «filántropo» John D. Rockefeller III no explica ni fundamenta por qué los hijos son los enemigos de la paz, de la justicia y del progreso, simplemente lo postula como verdad indiscutible, razón por la cual propone el camino de la despoblación mundial como vía para la paz (de los ricos). A partir de estos dogmas, como han anunciado y proclaman oficialmente, la preocupación fundamental –trasladada a los distintos gobiernos del mundo- es la de educar sexualmente, difundir en forma masiva el uso y consumo de elementos anticonceptivos (mal llamados medicamentos, porque no curan nada, sólo impiden la gestación de nuevas vidas) y por último despenalizar el aborto.

 

No es de extrañar –aunque asombra su inhumanidad cruel- que los poderosos y los ricos del mundo vean a los niños pobres como los enemigos que amenazan su paz y su tranquilidad, y que en consecuencia se propongan combatir el crecimiento de la población mundial en forma integral, a través de los procedimientos recién mencionados. Lo que realmente sorprende y maravilla es que los postulados y los principios que constituyen la base de la propuesta de Rockefeller y del Population Council sean los mismos que están presentes en las propuestas de nuestros autóctonos difusores de la salud reproductiva (organizaciones no-gubernamentales progresistas, legisladores «revolucionarios», «progresistas», «izquierdistas democráticos», ministros de “Salud”, etc.). Sobre todo sorprende e indigna que los criterios y postulados del «paradigma» Rockefeller estén presentes en las propuestas de los funcionarios públicos que hasta se atreven a proponer impúdica e impunemente la despenalización del aborto (incurriendo en un delito penal que ningún funcionario judicial se ocupa de reprimir). Como se puede comprobar fácilmente, la difusión masiva de los métodos anticonceptivos y el suministro a granel de elementos anticonceptivos, decidir la cantidad de hijos que se quiere tener y el momento para hacerlo como derecho humano básico, el mismo concepto de salud reproductiva, son todos conceptos ya elaborados por el «gran hermano» norteamericano, magnate financiero y petrolero entre otras cosas, que nuestros progresistas y democráticos repiten al pie de la letra, con escasa o nula originalidad.

Evidentemente, como lo expresa sin tapujos el grupo Rockefeller, el control de la natalidad (anticoncepción, esterilización quirúrgica y despenalización del aborto) es la política que las grandes corporaciones mundiales promueven como el instrumento de dominación de los pueblos y naciones del mundo, en particular de los llamados países en vías de desarrollo como el nuestro. A tal fin, en un doble juego de pinzas, se sirven de sectores autóctonos sometidos ideológica y culturalmente, los que con una supuesta actitud revolucionaria con veleidades de izquierda legitiman sus criterios y su combate contra el crecimiento poblacional mundial.

Es decir, los progresistas “críticos” de la globalización critican el capitalismo salvaje, pero en el fondo miran al mundo y a nuestros pueblos con los ojos del imperio, y toman por valioso lo que éste propone e intentan implantarlo en nuestras comunidades y en nuestra Patria, con lo cual dejan intacto el problema de fondo: el saqueo económico financiero, el empobrecimiento de nuestro pueblo y la postración política de la Nación. En este sentido, es significativo ver a las máximas autoridades de nuestra Argentina y a gran parte del arco político “opositor” promover políticas en función de la estrategia del grupo Rockefeller, encubiertas bajo la prédica vocinglera de los derechos humanos.

Es significativo ver que desde las esferas oficiales, gubernamentales y legislativas, se ataca y degrada a instituciones fundacionales de la Patria, para poder ejecutar a rajatabla los postulados y estrategias antinatalistas y criminales del grupo Rockefeller. Con muchos de nuestros gobernantes, legisladores y jueces a la cabeza, los progresistas constituyen la quinta columna de los ricos y poderosos del mundo que dueños de las riquezas del mundo pretenden ahora el despoblamiento de nuestro planeta, para tener paz y seguridad.

En una verdadera muestra de esquizofrenia política, se pretende darle estatus democrático a la ideología antinatalista e imperialista de la plutocracia financiera mundial. ¿Pero servir a los intereses foráneos y ajenos al pueblo, a la Nación y a la cultura autóctona no constituye un delito de traición a la Patria, en este caso promoviendo un verdadero infanticidio cruel, cobarde e inhumano para beneplácito del grupo Rockefeller y sus amigos plutócratas?

Advertisements

«Declaración sobre Población por parte de Líderes Mundiales» [Documento fundacional del Holocausto Demográfico Planetario]

La paz del mundo es de suprema importancia para la comunidad de las naciones, y nuestros gobiernos están dedicando sus mejores esfuerzos para mejorar las perspectivas de la paz en esta y en las siguientes generaciones. Pero otro gran problema amenaza al mundo –un problema menos visible pero no menos inmediato. Éste es el problema del crecimiento poblacional no planificado.
Desde los comienzos de la historia hasta la mitad del último siglo es el tiempo que le llevó a la humanidad alcanzar una población de mil millones de personas. Pero le tomó menos de un siglo alcanzar los 2 mil millones, y solo treinta años alcanzar los 3 mil millones. Al ritmo de crecimiento actual, habrá 4 mil millones para 1975 y cerca de 7 mil millones para el año 2000. Este incremento sin precedentes nos presenta una situación única en temas humanos y un problema que crece en forma cada vez más urgente ante cada día que pasa.
Rockefeller John Davison III John Davison Rockefeller III
Los números mismos son impactantes, pero sus implicaciones poseen un significado mucho mayor. El crecimiento demasiado rápido de la población dificulta enormemente que se puedan promover niveles superiores de vida, además de la educación, así como mejorar la salud y el sistema sanitario, proporcionar mejores viviendas y transportes y fomentar oportunidades culturales y recreativas –e inclusive en algunos países asegurar alimentos suficientes. En síntesis, la aspiración humana, común a todos los hombres de cualquier parte, de vivir una vida mejor se está frustrando y comprometiendo.
Como jefes de gobierno activamente preocupados por el problema poblacional, compartimos estas convicciones:
Creemos que el problema poblacional debe ser reconocido como un elemento principal en la planificación nacional a largo plazo si los gobiernos han de alcanzar sus metas económicas y satisfacer las aspiraciones de sus pueblos.
Creemos que la gran mayoría de los padres desean tener el conocimiento y los medios para planificar sus familias; que la oportunidad para decidir el número y el espaciamiento de los hijos es un derecho humano básico.
Creemos que una paz duradera y significativa dependerá en medida considerable del modo en que se afronten con éxito los desafíos que plantea el crecimiento de la población.
Creemos que el objetivo de la planificación familiar es el enriquecimiento de la vida humana, no su restricción; que la planificación familiar, al asegurar mayores oportunidades a cada persona, libera al hombre para alcanzar su dignidad individual y lograr su potencial pleno.
Al reconocer que la planificación familiar favorece los intereses vitales de la nación y de la familia, nosotros, los abajo firmantes, esperamos realmente que los líderes de todo el mundo compartirán nuestros puntos de vista y se unirán a nosotros para afrontar este gran desafío, para el bienestar y felicidad de todas las personas del mundo.
Lleras Restrepo Carlos Carlos Lleras Restrepo
Pahlevi Mohammad Reza Shah Reza Pahlavi

HAROLD HOLT Primer Ministro de Australia
ERROL W. BARROW Primer Ministro de Barbados
MME. INDIRA GANDHI Primer Ministro de India
LT. GE. J.A. ANKRAH Presidente del Consejo de Liberación Nacional de Ghana
DR. CARLOS LLERAS RESTREPO Presidente de Colombia
GENERAL SUHARTO
Presidente interino de Indonesia
JENS OTTO KRAG Primer Ministro de Dinamarca
SHAH MOHAMMAD REZA PAHLAVI Emperador de Irán
DR. JOAQUIN BALAGUER Presidente de República Dominicana
EISAKO SATO Primer Ministro de Japón
DR. D. URHO KEKKONEN Presidente de Finlandia
HIS MAJESTY HUSSEIN Rey del Reino Hasemita de Jordania
GENERAL CHUNG HEE PARK Presidente de la República de Corea
LEE KWAN YEW Primer Ministro de Singapur
TUNKU ABDUL RAHMAN Primer Ministro de Malasia
TAGE ERLANDER Primer Ministro de Suecia
Su Majestad HASSAN II Rey de Marruecos
THANOM KITTIKACHORN Primer Ministro de Tailandia
Su Majestad MAHENDRA Rey de Nepal
ERIC WILLIAMS Primer Ministro de Trinidad y Tobago
DR. J. ZULSTRA Primer Ministro de los Países Bajos
HABIB BOURGIBA Presidente de Túnez
KEITH HOLYOAKE Primer Ministro de Nueva Zelandia
GAMEL ABDEL NASSER Presidente de República Árabe de Egipto
PER BORTEN Primer Ministro de Noruega
HAROLD WILSON Primer Ministro del Reino Unido
FIELD MARSHAL MOHAMMED AYUB KHAN Presidente de Pakistán
LYNDON B. JOHNSON Presidente de los Estados Unidos de América
FERDINAND E. MARCOS Presidente de la República de Filipinas
MARSHAL JOSIP BROZ-TITO Presidente de Yugoslavia

Broz Josif Josif Broz “Tito”

[Redactado y distribuido por John D. Rockefeller III, firmado por 30 líderes mundiales en 1966]

(Versión original en inglés en: https://growthmadness.files.wordpress.com/2010/02/population-statement-from-world-leaders.pdf. Traducción por José Arturo Quarracino)

Concentración de la riqueza y Holocausto demográfico: las dos caras del Nuevo Orden Mundial

La tan mentada globalización (eufemismo del Nuevo Orden Mundial) constituye en realidad un proceso de unificación económica, social y política de los pueblos y naciones del mundo, concentrado en las manos del poder financiero internacional. Este proceso se ha estructurado sobre dos ejes: la concentración de la riqueza y el control de la natalidad a nivel mundial, para que el ejercicio de la apropiación y concentración de la riqueza no se vea afectado por quienes pasan a ser población sobrante en el sistema.

Rockefeller John Davison IIIJohn Davison Rockefeller III
I. NUEVO ORDEN MUNDIAL Y CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZA
A) Cuando se habla de Globalización o Nuevo Orden Mundial se hace referencia al proyecto político de dominio y control del mundo por parte del capitalismo financiero moderno, fundamentalmente especulativo, a través de las grandes familias bancarias europeas anglosajonas y angloamericanas y de las grandes corporaciones industriales, en su gran mayoría de propiedad de aquéllas, aliadas a las monarquías europeas todavía vigentes.
En otras palabras, el Nuevo Orden Mundial significa la primacía y preponderancia política y económica que ha adquirido el poder financiero internacional esencialmente especulativo, que por un lado se ha independizado y aislado del proceso productivo económico, para generar la riqueza virtual que le posibilita la depredación de riquezas y recursos y el acaparamiento de los mismos, y que por otro lado se ha “apropiado” de las estructuras políticas gubernamentales y estatales de los países desarrollados para imponer su política. Este dominio mundial se ha estructurado a través del ejercicio fáctico de un Único Gobierno Mundial, que implica la globalización económica (el mundo como una única unidad productiva), el debilitamiento de los Estados-Nación y su reemplazo por la soberanía supranacional de una elite de intelectuales y de banqueros mundiales (tal como lo explicitó David Rockefeller en junio de 1991), el sincretismo cultural-religioso (una religión cósmica-universal para reemplazar las distintas confesiones de fe y creencias y sus respectivas culturas), la ONU como sistema supra-nacional para imponer las políticas sociales, económicas, culturales que permitan el dominio político del mundo por parte del Poder Financiero transnacional (con el objetivo a largo plazo de transformarse en un único gobierno mundial), la promoción del conflicto ideológico «Izquierda vs. Derecha», como pantalla y velo que sirve para ocultar el dominio político imperialista y neo-colonial sobre los pueblos y naciones formalmente soberanos.
Que este proceso no se desarrolló en forma casual, sino que fue diseñado y planificado para que se desarrollara de esta manera, lo certifica un respetable miembro del establishment americano, Carrol Quigley, quien a mediados de los ’60 y en una investigación de envergadura puso al descubierto y describió con lujo de detalles ese proyecto mundialista globalizador por parte del poder financiero mundial, ya a comienzos del siglo XX: «los poderes del capitalismo financiero tenían otro propósito de largo alcance, nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas, capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo como un todo». Además, con toda claridad este autor puso en evidencia la identidad de los dueños de este proyecto de unificación uniforme del planeta, al definirlos como partícipes de una «red anglófila internacional, que opera en la forma que la derecha cree que actúan los comunistas»(1).
Este sistema de control financiero en manos privadas se configuró mediante la creación de una moneda de valor internacional, fabricada por un conjunto de bancos privados –el dólar-, y mediante la institucionalización del control de los bancos centrales de cada país, a través del Banco de Pagos Internacionales, creado en 1929 y asentado en Suiza.
Para llevar a cabo el dominio del sistema político de cada país, en líneas generales el poder financiero global ha creado diversos dispositivos -el Instituto Real de Asuntos Internaciones (1919, con sede en Londres), el Consejo de Relaciones Internacionales (1921, con sede en Nueva York), y posteriormente de Diálogo Interamericano (1982, con sede en Nueva York, para coordinar y supervisar la Social-democracia latinoamericana y el Foro de San Pablo). Para imponer un único sistema económico mundial, manejar la economía como un todo e impulsar la globalización financiera-productiva, ese mismo poder financiero-industrial ha creado, entre otras instituciones, el Consejo de las Américas (1965) y la Comisión Trilateral (1973)(2).
A través de este dispositivo político-económico, el poder financiero mencionado por Quigley ha orientado el desarrollo económico y social del mundo hacia la paulatina e incesante acumulación de la riqueza en sus manos, produciendo el siguiente resultado histórico al finalizar el siglo XX: el 2% de los adultos del mundo poseen el 51% de la riqueza; los Estados Unidos, Europa Occidental y Japón-Australia concentran el 88% de la riqueza mundial [34%, 30% y 24% respectivamente], en una proporción en la que 1 persona gana u$s 1.000 — 9 personas ganan u$s 1.- cada una(3); mientras que 3.700.000.000 habitantes en el mundo [57% de la población mundial] perciben un ingreso de 1 ó 2 DÓLARES POR DÍA(4).
Que esto último no era un acontecimiento azaroso o impensado, lo demuestra el hecho que los “dueños” de este proceso previeron en los mismos inicios de esta ofensiva plutocrática y oligárquica sobre las riquezas del mundo que gran parte de la humanidad no iba a tener acceso a la riqueza que se creara a partir de ese momento: «los principales cambios económicos están en el horizonte, independientemente de los cambios futuros en los índices de crecimiento poblacional»(5).
Al mismo tiempo que programaron y ejecutaron el acaparamiento y apropiación de la riqueza mundial, estos grandes grupos de poder decidieron y planificaron la «necesidad» de ralentizar y disminuir el crecimiento poblacional mundial («Crecimiento poblacional Cero»), porque los «nuevos» habitantes por venir no iban a tener acceso a la riqueza acaparada por ellos.

II. NUEVO ORDEN MUNDIAL Y HOLOCAUSTO DEMOGRÁFICO PLANETARIO
Es así que al mismo tiempo que se inició la ofensiva económica, financiera y política sobre los países del Tercer Mundo por parte de la oligarquía financiera-industrial nucleada básicamente en la Comisión Trilateral, se diseñó y promovió el Holocausto demográfico mundial, inicialmente denominado «control del crecimiento poblacional» o «control de la natalidad», para que estos auto-pretendidos «dueños del mundo» se aseguraran el control y dominio de las riquezas y recursos naturales del mundo entero. Este proceso fue iniciado y ejecutado en forma sistemática a partir de la década de 1960, y ha producido lo que en Demografía se conoce como el «Invierno demográfico planetario» o «envejecimiento poblacional», porque en esta instancia los ancianos y mayores de 60 años aumentan en número, mientras disminuye la cantidad de niños y adolescentes menores de 15 años.
Los documentos «liminares» de este proyecto son:
1. Declaración sobre población por parte de 30 líderes mundiales (1966)(6), en el que se plantea que el crecimiento poblacional sin control representa un peligro para la paz mundial y que los hijos son causa de la pobreza de los padres, razón por la cual sanciona dogmáticamente como derecho humano básico decidir la cantidad de hijos y el espaciamiento entre ellos, desplazando el derecho a la vida como derecho fundante;
2. Proclamación de Teherán (1968), presentada en la Conferencia Internacional sobre Derechos Humanos, en Irán: § 16: «[…] Los padres tienen el derecho humano fundamental de determinar libremente el número de sus hijos y los intervalos entre los nacimientos»(7);
3. Población mundial: Un desafío para las Naciones Unidas y su sistema de agencias (1969), en el que se urge a todos los organismos de la ONU para que colaboren en el esfuerzo antinatalista: Banco Mundial, OMS, UNESCO, FAO(8);
4. Población y el futuro americano (1972): elaborado por la Commission on Population Growth and the American Future [Comisión Rockefeller, presidida por John Davison Rockefeller III], en el que se diseña toda la estrategia para el control de la natalidad en Estados Unidos(9);
5. Memorando 200/74: elaborado en 1974 por Henry Kissinger, en su función de consejero de Seguridad Nacional, en el que se oficializa el control del crecimiento poblacional como estrategia para salvaguardar la seguridad nacional de los Estados Unidos y sus intereses de ultramar, planteando los objetivos de «tomar medidas que reduzcan la fertilidad [a nivel mundial] en las décadas de 1970 y 1980», posibilitar con ello el crecimiento económico y el ingreso per capita de los países en desarrollo, de manera de evitar conflictos sociales y políticos que pongan en peligro el suministro de los recursos que los países en desarrollo poseen y que el mundo desarrollado necesita, «acomodar un crecimiento poblacional continuo de hasta 6 mil millones de personas para la mitad del siglo XXI» y «mantener el nivel final tan cercano como sea posible a 8 mil millones» hacia el año 2075, impidiendo que alcance la cifra de 10 mil millones ó 13 mil millones de habitantes en el mundo. Sobre todo, insiste en las tácticas de disimular las actividades de Estados Unidos en el ámbito poblacional, mediante acciones y agentes que actúen dentro de los países en desarrollo, y de enfatizar el derecho de los individuos y parejas a determinar libremente responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos(10);
6. Decisión Presidencial de Seguridad Nacional 314/75: En 1975, oficialización vigente hasta hoy del informe de Kissinger por parte del presidente Gerald Ford como política de Estado(11);
7. Borrador de Directiva de Decisión Presidencial (1994): esbozada en junio de 1994, por el entonces presidente «demócrata» de los Estados Unidos, William B. Clinton, a través del Consejo de Seguridad Nacional, para continuar a nivel mundial con la política de control del crecimiento poblacional mundial, en función del Memorando de 1974 redactado por Henry Kissinger, para retomar en forma oficial la política imperialista del control de la natalidad(12).
En este último documento, el dogma del derecho «básico» de decidir la cantidad de hijos y su espaciamiento constituía el fundamento reiterado permanentemente, por cuanto la meta de la política norteamericana sobre el crecimiento poblacional mundial debía ser la de «dirigir una respuesta internacional global, inmediata y concertada, a las tendencias del crecimiento poblacional», sobre la base de tres objetivos que se refuerzan mutuamente, y que constituyen la prueba evidente de la influencia del proyecto y del ideario de la dinastía Rockefeller:
1º) «promover el respeto de los derechos y capacidades de los individuos y de las parejas para determinar libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos»;
2º) «mejorar la salud reproductiva individual, atendiendo especialmente las necesidades de salud reproductiva de mujeres y adolescentes, y las necesidades generales de salud de bebés y niños»; para lograr con ello
3º) «reducir el índice de crecimiento poblacional tan rápido como sea posible a los niveles que sean consistentes con un desarrollo sustentable».
Pensando en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, a celebrarse en El Cairo (Egipto) poco tiempo después (setiembre de 1994), el borrador esbozado proponía que Estados Unidos buscara un consenso «que provea un fundamento sólido para la futura cooperación internacional sobre población, y que sea consistente con la política norteamericana». Específicamente, proyectaba que Estados Unidos se esforzara por lograr «un consenso internacional sobre aproximaciones programáticas de largo plazo hacia las metas de reducir el crecimiento poblacional mundial».
En este horizonte estratégico, el objetivo político de Clinton para la famosa Conferencia en El Cairo era, en el campo de los derechos reproductivos, «reforzar y fortalecer las recomendaciones de conferencias previas […] para asegurar que los individuos y las parejas tengan el derecho a decidir libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos», y que «los gobiernos respeten este derecho»(13).
Queda claro que la eliminación sistemática de seres humanos es lo que permite asegurar este control planetario de recursos por parte de este poder plutocrático imperialista, valiéndose básicamente de las Naciones Unidas y de Fundaciones (u Organizaciones No-gubernamentales) propias.
1) En el caso de la ONU, ésta deja de ser un organismo internacional, para convertirse paulatinamente en un organismo supranacional, que a través de sus distintas agencias y secciones –Banco Mundial, Organización Mundial de la Salud, Fondo Monetario Internacional, UNESCO, etc.- impone políticas globales “consensuadas” en Conferencias, Tratados, Cumbres y otras actividades afines, obligando a la ejecución de políticas de control de la natalidad, denominadas eufemísticamente de “salud reproductiva” y “derechos reproductivos”.
En tal sentido, se puede consultar la página web oficial de la ONU, en la que se puede comprobar que se encubre y oculta el problema de la injusta y desigual distribución de la riqueza, ya que no hay una sola referencia oficial al tratamiento de este tema, ni en documentos ni en Asambleas y reuniones oficiales. Pero todo lo contrario ocurre con la promoción del control de la natalidad, la cual es promovida oficialmente en forma integral y transversal a través de los distintos organismos que componen la ONU.
Bien se puede decir, sin el más mínimo margen de error, que las Naciones Unidas es un organismo secuestrado por la Plutocracia Financiera Mundial, para disimular y oficializar la injusta y desigual distribución de la riqueza en el mundo, y al mismo tiempo llevar a cabo el control de la natalidad a nivel mundial, el cual es el otro objetivo paralelo del Imperialismo Internacional del Dinero.
2) En el caso de las fundaciones y organizaciones «no-gubernamentales» propias, han sido creadas y son controladas o dirigidas por miembros del poder financiero internacional, para impulsar y promover este Holocausto demográfico en el ámbito de la llamada “sociedad civil”. Entre ellas se cuentan el Population Council (de la familia Rockefeller, respaldada financieramente durante la década de los ´90 por los gobiernos de Australia, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Japón, Holanda, Noruega, Nueva Zelanda, Suecia y Reino Unido); la Ford Foundation (controlada desde 1995 hasta el 2007 por el clan Rockefeller, a través de Susan V. Berresford); la International Planned Parenthood Federation (controlada desde el 2002 al 2006 por el clan Rockefeller, a través del Dr. Steven Sinding)
3) La aplicación de las políticas antinatalistas ha provocado el llamado envejecimiento poblacional (o “invierno demográfico”), en el que por primera vez en la historia de la humanidad, de seguir la tendencia demográfica actual, habrá EN EL AÑO 2050 MÁS CANTIDAD DE PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS que NIÑOS Y ADOLESCENTES MENORES DE 15 AÑOS(14).
Actualmente, en las regiones más desarrolladas, más del 20% de la población es MAYOR DE 60 AÑOS, mientras que será el 33% en el año 2050. Por su parte, en las regiones menos desarrolladas, el 8% de la población es MAYOR DE 60 AÑOS, mientras que será del 20% en el año 2050.
Al año 2050, África será el único continente en el que habrá mayor cantidad de niños y adolescentes que personas mayores de 65 años.
4) Como muestra del carácter siniestro de este proceso, el envejecimiento demográfico constituye un Negocio de los Ricos, financiado por los Pobres, ya que:
a) Por un lado, las ONGs SE SUBSIDIAN MEDIANTE FONDOS OFICIALES ESTATALES, como es el caso del
populationCouncil1. POPULATION COUNCIL de los Rockefeller, cuyas fuentes de financiamiento estatal gratuito han sido del
a) 58,3% en el año 2005,
b) 57% en el año 2006,
c) 73% en el año 2007,
d) 80,74% en el año 2008,
e) 62% en el año 2009,
f) 71,54% en el 2010,
g) 67,55% en el año 2011.

ippf2. Idéntico es el caso de la mayor red abortista del mundo, la INTERNATIONAL PLANNED PARENTHOOD FEDERATION (IPPF), cuyas fuentes de financiamiento estatal gratuito han sido del
a) 74,58% en el año 2005,
b) 71,87% en el año 2006,
c) 71,93% en el año 2007,
d) 76,51% en el año 2008,
e) 69,46% en el 2009,
f) 71,35% en el 2010,
g) 69,24% en el 2011.

b) Por otro lado, los pueblos «en vía de desarrollo» son obligados a ejecutar políticas demográficas antinatalistas contratando deuda externa (básicamente, mediante Banco Mundial), con lo cual los pueblos y los ciudadanos del mundo subsidian gratuitamente el negocio genocida de los ricos.
Dicho sintéticamente: los ricos del mundo han decidido controlar el crecimiento poblacional mundial, han planificado las políticas correspondientes y las han ejecutado sin que ellos les cueste un solo dólar, ya que se subsidian con fondos públicos estatales. Son las víctimas de este plan -los pueblos de los países “en vías de desarrollo”- las que lo pagan realmente, porque son obligados a endeudarse para reducir el crecimiento de sus poblaciones, mediante el mecanismo de la deuda externa. Es decir, los pobres del mundo pagan su propio exterminio, mientras que a los ricos del mundo les sale gratis.

En definitiva, Es decir, PARA PROMOVER SUS PLANES ANTINATALISTAS LOS RICOS DEL MUNDO SUBSIDIAN SU PROYECTO ANTINATALISTA CON FONDOS PÚBLICOS ESTATALES, pero de tal modo que LOS POBRES DEL MUNDO SON LOS QUE PAGAN CON SU DINERO EL CONTROL DE LA NATALIDAD PLANIFICADO POR LOS RICOS

CONCLUSIÓN:
Los datos y cifras oficiales y privados no mienten: en la época moderna y contemporánea, el Nuevo Orden Mundial ha provocado una concentración de la riqueza en muy pocas manos, a favor de los dueños del poder financiero internacional y en perjuicio de casi el 60% de la población mundial, en una forma que no tiene parangón en la historia. Para poder “gozar en paz” de este proceso de acumulación de la riqueza, ese mismo poder ha promovido el control de la natalidad y la reducción de los habitantes del mundo mediante un perverso mecanismo, a través del cual las propias víctimas pagan por su propio exterminio, mediante el endeudamiento externo crónico

José Arturo Quarracino
Febrero de 2013

(1) Carroll Quigley, Tragedy and Hope. A History of the World in Our Time, New York, The Macmillan Company, 1966, pp. 277-278 y p. 796. Se trata de un testigo de primer nivel, miembro del establishment americano, que por eso mismo tuvo acceso a una cantidad ilimitada de información y documentación respecto a este proyecto globalizador, y que él se propuso hacer conocer, porque consideraba que el mundo merecía saber del mismo, para acompañar y apoyar su implementación.
(2) Para poder tener una visión panorámica de este proceso, además de la obra citada de Quigley, se puede consultar a John Co-leman, Committee of 300; Alan Jones, Como funciona realmente el mundo, Buenos Aires, Segunda Independencia, 2004; Martín Lozano, El Nuevo Orden Mundial. Génesis y desarrollo del capitalismo moderno, Madrid, Alba Longa, 1996. Para Diálogo Interamericano en particular, se puede consultar http://www.thedialogue.org/membership/default.asp. Este organismo representa el ROSTRO «PROGRESISTA», en Hispanoamérica, DEL CAPITAL FINANCIERO INTERNACIONAL.
(3) UNU-WIDER [United Nations University-World Institute for Development Economic Research], World Distribution of Household Wealth, 5 December 2006, London. Informe elaborado por Anthony Shorrocks, James Davies, Susanna Sändstrom, Edward Wolff. Cf. Fondo de Población de Naciones Unidas, Estado de la Población Mundial 2004, New York, 2004.
(4) Fondo de Población de Naciones Unidas, Estado de la Población Mundial 2004, New York, 2004. Population Council, An-nual Report 2005. Ésta es la población «sobrante» que según el Poder Financiero transnacional debe ser eliminada paulatinamente.
(5) Rockefeller Commission Report, Population and the American Future, New York 1972, Chapter 4.
(6) Statement on Population from World Leaders (1966) [Declaración sobre Población por parte de líderes mundiales (1966)], en http://www.popcouncil.org/mediacenter/popstatement.html. Mediante este documento, redactado por un miembro de la familia Rockefeller y rubricado por 30 líderes mundiales, un proyecto corporativo privado se convirtió en política de Estado a nivel mundial
(7) En http://www.unhchr.ch/spanish/html/menu3/b/b_tehern_sp.htm. Incorpora a la política de las Naciones Unidas el dogma antinatalista del Imperio Rockefeller.
(8) Encuentro organizado por UN-USA, en New York, y presidido por John Davison Rockefeller III.
(9) Center for Research on Population and Security, Population and the American Future, New York, 1972.
(10) Memorando 200/74. Implicancias del crecimiento poblacional mundial para la seguridad nacional de los Estados Unidos y sus intereses de ultramar, «Resumen Ejecutivo», “Efectos políticos de los factores de población”: las consecuencias políticas de los factores de población, entre ellos el rápido crecimiento poblacional, «son dañinas para la estabilidad interna y las relaciones internacionales de países en cuyo progreso Estados Unidos está interesado, creando así problemas políticos e incluso de seguridad nacional para Estados Unidos».
(11) Decisión de Seguridad Nacional 314/75, del 26 de noviembre de 1975. Recomienda alentar a los líderes de países en desa-rrollo claves para que «apoyen los programas nacionales y multilaterales de asistencia poblacional», disimular el carácter im-perialista de la política poblacional, «trabajando cerca de otros en vez de imponer nuestro punto de vista», y en todos estos esfuerzos en pos del control de la natalidad, «reconociendo la dignidad básica del individuo y su derecho para escoger libremente sus objetivos familiares y las alternativas de planificación familiar».
(12) Los detalles de esta iniciativa inconclusa se encuentran en la obra de Stephen Mumford, The Life and Death of NSSM 200: How the Destruction of Political Will Doomed a U.S. Population Policy [Vida y muerte del Memorando Secreto de Seguridad Nacional 200: Cómo la destrucción de la voluntad política condenó a la muerte a una política poblacional americana]. Se puede consultar y obtener este texto en Internet, en http://www.population-security.org/index.html.
(13) Op. cit., «1. Fostering an International Consensus for Action» [Promoviendo un consenso internacional para la acción].
(14) División de Población, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, World Population Ageing 1950-2050, «Resumen Ejecutivo»: el envejecimiento de la población carece de precedentes, es general, es profundo y duradero. En este contexto, las personas de 60 años ó más, de constituir el 8% de la población en 1950, pasarán a ser el 22% de la población en el 2050).

DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO = CRIMEN SIN CASTIGO (Apología de las mujeres como asesinas de sus hijos)

En una muestra cabal de irracionalidad y barbarie, cierta dirigencia política pretende instaurar la pena de muerte en nuestro país, para que sea aplicada sobre los seres humanos más indefensos e inocentes de todos. Pretende que sean las propias mujeres las que sean las ejecutoras de tamaña atrocidad, invocando un derecho absolutamente inexistente, inventado como tal por la oligarquía financiera imperialista, de raíz angloamericana.

En diciembre del 2011 hemos asistido al triste espectáculo de ver al Parlamento nacional convertido en caja de resonancia y tribuna de la oligarquía financiera mundial, que desde hace algunas décadas ha decidido impulsar el control de la natalidad a nivel planetario, inclusive a través del asesinato de los niños en el vientre materno, para poder “gozar en paz” del saqueo de las riquezas y recursos naturales que pertenecen a toda la humanidad.
Este poder depredador ha llevado a cabo ambos planes –saqueo y expoliación de la riqueza y control de la natalidad- a través de políticas imperialistas que han consagrado de hecho la postración neo-colonial de los pueblos y naciones del mundo en su conjunto, cuyos gobiernos ejercen una soberanía política y una independencia económica meramente formales, actuando como simples administradores y ejecutores de las políticas que se diseñan y deciden en los centros internacionales de poder.
Para asegurarse el control del crecimiento poblacional, este poder no sólo ha desarrollado técnicas e instrumentos como la mutilación genital (masculina y femenina), el envenenamiento femenino mediante la ingesta de píldoras anticonceptivas y el aborto criminal (quirúrgico y químico), sino también una mutación radical en el sistema político y de valores, convirtiendo a los hijos por venir en causa de la pobreza y en frustración de la felicidad de los padres, para darle sustento, fundamento y proyección al asesinato masivo de los niños.

Pretender legitimar el asesinato de niños inocentes es la expresión más cabal y completa de este proyecto inhumano, verdadero holocausto demográfico al servicio del imperialismo internacional del dinero.
Mollmann MarianneLamentablemente, quienes deberían legislar a favor del pueblo y de la Patria no han tenido mejor idea que dar muestra de un consumado servilismo neo-colonial, convocando a una cabal representante de la oligarquía financiera internacional, Marianne Mollmann, especialista en ignorancia sobre las cuestiones básicas de la vida (ha confesado que no sabe cuándo comienza la vida humana), a pesar de lo cual fue convocada como “experta en derechos humanos” para justificar la implementación de la pena de muerte contra los niños por nacer.
Hitler Adolf2Pero además de expresar un cipayismo neo-colonial indigno, esta iniciativa “parlamentaria” pretende darle estatus democrático a la ideología nazi, que afirmaba el derecho de eliminar a los seres humanos indeseados. Llamativamente, los pretendidos “progresistas” comparten este pensamiento hitleriano.
Esta iniciativa también pretende darle estatus constitucional a la ideología plutocrática de la oligarquía angloamericana, al invocar que “sólo deben ser traídos al mundo los hijos deseados o queridos”, razón por la cual “el aborto es un derecho”, como afirmó hace casi 50 años John Davison Rockefeller III al diseñar el genocidio infantil planetario. Llamativamente también, los pretendidos “progresistas” comparten la ideología de la oligarquía yanqui y anglófila.
Lo grave de este intento de impulsar y darle estatus democrático a un holocausto infantil de honda raíz nazi, plutocrática y racista, es que este proyecto de ley pro-abortista vulnera la Constitución Nacional, que no sólo afirma explícitamente el comienzo de la vida humana desde el momento de la concepción, sino que además prohíbe la aplicación de la pena de muerte en los países donde no rige, como así también la aplicación de la pena de muerte contra los menores de 18 años (Convención Americana de Derechos Humanos -1969-, arts. 1 a 4).

En vez de escuchar voces extrañas a nuestra tradición cultural e histórica, bien podrían los pretendidos “progresistas” -vulgares voceros de las altas finanzas internacionales y de sus organizaciones satélites- aprender humildemente de una verdadera revolucionaria, mártir y abanderada de los humildes de nuestra Patria, que la misión y el destino de la mujer no es matar a sus hijos, sino que «la misión sagrada que tiene la mujer no sólo consiste en dar hijos a la Patria, sino hombres a la Humanidad. Hombres en el sentido cabal y caballeresco de la hombría, que es cuna del sacrificio cotidiano para soportar las contrariedades de la vida y base del valor que inspira los actos sublimes del heroísmo cuando la Patria lo reclama»(1). Aprenderían también que «la mujer es la piedra básica sobre la que se apoya el hogar. Como madre, como esposa y como hija», de ninguna manera es o debe ser su esencia el asesinato de sus hijos(2).
Esto último es lo que pretende la radical mutación política y de valores que promueven los “amos del universo”, idólatras del dinero y las finanzas y enemigos de la raza humana y de los pueblos, para despojar a las mujeres de su femineidad irradiadora de amor y convertirlas así en asesinas de sus propios hijos.
Lamentablemente, todavía perviven en el Parlamento nacional ciertos legisladores que reniegan de nuestras tradiciones históricas, políticas y culturales, para adoptar proyectos exógenos, extraños a nuestra idiosincrasia popular-nacional y profundamente afines a la ideología nazi del imperialismo financiero transnacional, para imponer leyes que implantan la pena de muerte y vulneran nuestra Constitución nacional. Lo paradójico es que promueven la ideología antinatalista e infanticida de la familia Rockefeller, de la mano del Che Guevara.

Frente a esta barbarie “ilustrada” reivindicamos la concepción profundamente humanista y profundamente cristiana que nos permite reafirmar que los argentinos estamos llamados a promover un orden político, jurídico y social en el que no sólo los niños vuelvan a ser los únicos privilegiados y aprendan a sonreír desde la infancia, sino que además aprendan a sonreír desde el vientre materno y que la mujer siga siendo templo y santuario de la vida y del amor, no una criminal como pretenden los voceros y voceras de la pena de muerte contra niños inocentes
SÍ A LA VIDA, A LA MUJER Y A LA FAMILIA, NO a la ideología nazi en nuestras leyes!!!
SÍ A LA VIDA, A LA MUJER Y A LA FAMILIA, NO al holocausto demográfico!!!

(1) Eva Perón, «Discurso radiofónico», 26 de febrero de 1947.
(2) Escribe Eva Perón, «El deber actual de la mujer argentina», Buenos Aires 1951, p. 20.

Aborto para embarazo por violación-Año 2006 — La Plata (Pcia. de Buenos Aires)

A fines del mes de julio del año 2006, por 6 votos contra 3, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires autorizó que se le practicara un aborto a una joven discapacitada de 19 años, al haber quedado embarazada producto de la violación efectuada contra ella por un familiar.
A causa de este fallo, el obispo emérito de Viedma, monseñor Miguel Ángel Hesayne, redactó una carta con pedido de publicación al diario La Nación.
Ante la falta de respuesta del mencionado diario, monseñor Hesayne autorizó la publicación por cuanto medio fuera posible, para hacer conocer su pensamiento respecto al caso en cuestión.

Hesayne, Miguel ÁngelEstimados amigos una verdad tan dolorosa como preocupante lo que Uds. llaman asesinato…y bien premeditado…Sigan luchando y denunciando a jueces criminales que matan con sus biromes de oro, que firman las legalizaciones de aborto…Les adjunto una carta que no me la ha publicado La Nación… al menos todavía… Uds. si les parece haga la publicidad que puedan y si tienen la dirección de la Suprema Corte la pueden enviar… Gracias y un abrazo con bendición MEH.

Declaración sobre el tema Aborto del Padre Obispo Miguel Esteban Hesayne.
Obispo emérito de Viedma

En defensa de la vida humana

Ante una campaña de instalar la discusión sobre la despenalización del aborto se impone una defensa firme y clara de la vida humana. Tanto más que en forma intencional o no, es una campaña hipócrita y desleal. Hipócrita, porque se enarbola la bandera de la Democracia o hasta los “Derechos Humanos” usando eufemismos como la “suspensión del embarazo” o reducción al derecho de la madre o del padre. Desleal, porque, con hábil estrategia, a favor del aborto se mueven sectores del actual Gobierno que, por otra parte, reafirma la promoción y defensa irrestricta de los Derechos Humanos. El tema del aborto no es original ni exclusivamente tema religioso. Fundamentalmente es antropológico y por eso, interesa a la Iglesia como todo lo que se refiera al bien integral del Hombre. La prohibición legal de abortar está fundada en defender el derecho a la vida como el primer Derecho Humano. Por eso la ONU en su solemne proclamación de los Derechos del Hombre (1948) declara: “TODO INDIVIDUO TIENE DERECHO A LA VIDA, A LA LIBERTAD Y A LA SEGURIDAD DE SU PERSONA”(Art. 3)

En consecuencia “el respeto a la vida humana se impone desde que comienza el proceso embrionario de una determinada vida humana. Desde el momento en que se dé la fecundación del óvulo, se inicia una vida humana que no es ni del padre ni de la madre, sino de un nuevo ser humano que se desarrolla por si mismo. Por lo demás, nunca llegaría a ser humano, si no lo fuese ya desde aquel momento.
Por otra parte, desde la más elemental ética, aunque hubiera alguien que tuviese alguna duda sobre la cuestión de la concepción humana desde el principio, sería igual objetivamente un acto criminal atreverse a afrontar el riesgo de un homicidio, porque “es ya un hombre aquél que está en camino de serlo” (Obispos-Río Negro 31-V-06). Legalizar el aborto es legalizar matar la vida del feto-vida humana- para salvar la vida de la madre. ES LEGALIZAR UN CRIMEN. Es un volver al principio del “Fin Justifica los Medios” que nos llevó al Terrorismo de Estado. Desde el Estado Terrorista se pretendió justificar salvar al País con torturas y muertes. La vida humana es un absoluto que bajo ningún motivo se puede mediatizar. Es preocupante que muchos profesionales, dirigentes políticos o gubernamentales sigan cayendo en la trampa del nefasto principio que sustentó el Terrorismo de Estado con la trágica consecuencia del genocidio argentino. Con la despenalización del aborto se abre la era del genocidio con guardapolvos blancos y quirófanos esterilizados para nuestra Argentina que, en vez, está necesitando nuevas generaciones educadas y vigorosas que construyan la Nación que soñaron los Padres de la Patria. Por eso, somos muchos los que aspiramos a que nuestros Legisladores no ocupen el tiempo en leyes para matar legalmente (aborto) sino como bajar los progresos de la macro-economía a la micro-economía familiar.

Miguel Esteban Hesayne-
-Obispo Emérito de Viedma.
CI.6.030.710

BICENTENARIO de la ASAMBLEA DEL AÑO XIII o LA FALSIFICACIÓN KIRCHNERISTA de la HISTORIA ARGENTINA

Asamblea del año XIII-Sello2En estos días hemos asistido a un nuevo acto de falseamiento de la historia argentina por parte del kirchnerismo gobernante. Como si el número “200” tuviera un valor mágico o cabalístico que pudiera otorgarle virtud a un acontecimiento histórico, por el solo hecho de alcanzar esa cifra por el mero transcurso del tiempo, motivo más que suficiente para declarar feriada una fecha, aunque su significación histórica sea totalmente contraria a la intención que pretenden endilgarle sus promotores.
La celebración del bicentenario de la inauguración de la Asamblea del Año XIII, el 31 de enero de 1813, constituye uno de los más claros ejemplos de distorsión o tergiversación de la verdad histórica por parte del kirchnerismo “nac&pop”. Son varios los encubrimientos, ocultamientos y falsificaciones del carácter porteño, unitario, centralista, librecambista y pro-británico de la Asamblea del Año XIII y sus efectos, para intentar presentarla como uno de los hitos históricos “progresistas” de nuestra historia, porque declaró la “abolición de la esclavitud”, lo cual es absolutamente falso.

Primera falsificación histórica. Ninguna mención se hizo en esta “celebración” del hecho que la convocatoria a esta Asamblea formaba parte del abandono de las tradiciones políticas españolas y la recurrencia por parte de los políticos porteños a las instituciones promovidas por la Revolución Francesa –Triunviratos, Asambleas, Directorios, etc.-, que en esencia no es sino el proceso político llevado a cabo por la naciente burguesía francesa contra el poder absolutista monárquico, pero que no reconoció derechos políticos al pueblo (sólo eran ciudadanos quienes eran propietarios y tenían un ingreso fijo) y criminalizó las asociaciones gremiales por el solo hecho de su constitución.
Bandera InglesaSegunda falsificación histórica. Los ideólogos de la celebración de este inicuo bicentenario nada dijeron del control que Carlos María de Alvear y sus partidarios hicieron de la Asamblea, siguiendo dócilmente las sugerencias y consejos del gabinete inglés, transmitidos por Lord Strangford(1) y sus agentes en el Plata.
Tampoco mencionaron estos “intelectuales” que esta Asamblea estuvo presidida inicialmente por el mencionado Carlos María de Alvear, quien pocos años después propondría –como Director Supremo- la subordinación de las Provincias del Río de la Plata a la Corona Británica, como colonia de ésta última.
Tercera falsificación histórica. El grupo gobernante ha resaltado el pretendido carácter liberador y pionero de los derechos humanos, según las opiniones vertidas por un periodista devenido en “historiador”. Según este personaje, la Asamblea del Año XIII abolió la esclavitud, lo cual es una afirmación falaz o de suprema ignorancia, porque en realidad ese organismo proclamó “la libertad de vientres” para los hijos de los esclavos. Ignora u oculta ese auto-pretendido historiador que la Asamblea no proclamó la abolición de la esclavitud, a causa de las presiones llevadas a cabo por Lord Strangford en nombre de la casa real portuguesa asentada en el Brasil, para que las Provincias del Plata no se convirtieran en norte y refugio de los esclavos.
Cuarta falsificación histórica. Tampoco se hizo ninguna mención a la actitud “democrática” de los miembros porteños de rechazar la incorporación de los diputados artiguistas de la Banda Oriental, porque éstos portaban el mandato de pedir la independencia absoluta y la alianza ofensiva-defensiva de las Provincias Unidas del Río de la Plata, además de la exigencia de asentar la capital fuera del puerto-ciudad de Buenos Aires.
Quinta falsificación histórica. Nada se dijo en esta celebración que las reformas judiciales llevadas a cabo por la Asamblea tenían como finalidad borrar las instituciones tradicionales del régimen indiano para reemplazarlas por los esquemas formales del Derecho importado, sobre todo francés, con el objetivo de defender los intereses y privilegios del grupo porteño pro-británico dominante en Buenos Aires y en la Asamblea.
Tampoco se dijo que la proclamada igualdad de derechos civiles y cívicos de los indios tuvo como consecuencia que éstos se viesen privados del estatuto legal de tutela y amparo que les otorgaban las Leyes de Indias (Libro Sexto), para ser insertados en un nuevo esquema de igualdad política formal, pero en un contexto de profunda desigualdad social y económica.
Sexta falsificación histórica. También hubo un silencio absoluto respecto a las reformas económicas implementadas por la Asamblea, de neta orientación librecambista, influenciadas por los agentes del comercio inglés, permitiendo la libre introducción de productos y la libre exportación de frutos del país, oro y plata.
Séptima falsificación histórica. Los “sabios sueltos” e “intelectuales ignorantes” que dieron contenido épico a la celebración de este bicentenario ocultaron un dato fundamental: que la portenísima Asamblea del Año XIII creó el cargo de Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata como poder ejecutivo, al mejor estilo de la Revolución Francesa y en lo que constituye el primer antecedente del sistema unitario que Buenos Aires pretendió imponer sobre el resto de las provincias rioplatenses.
Octava falsificación histórica. Nada se dijo del triste papel que cumplieron los Directores Supremos que Buenos Aires fue designando, desde el 31 de enero de 1814 hasta el 1 de febrero de 1820. Salvo Mariano González Balcarce, quien se desempeñó en el cargo por sólo tres meses (16 de abril a 9 de julio de 1816) y Juan Pedro Aguirre (quien ocupó el cargo por solamente 11 días, del 1 al 11 de febrero de 1820), el resto de los Directores Supremos –Gervasio Antonio de Posadas, Carlos María de Alvear, Ignacio Álvarez Thomas, Juan Martín de Pueyrredón y José Rondeau-, se destacaron por gobernar exclusivamente a favor de Buenos Aires, contra el Interior del país, y por buscar permanentemente el apoyo de Inglaterra, para asegurar el “buen” gobierno interno ante la presencia de Artigas y la “independencia” frente a la restauración borbónica de Fernando VII en el trono español.
Novena falsificación histórica. Los ideólogos de este bicentenario, quienes reivindican, por ejemplo, las figuras de Dorrego y Artigas, ocultaron el hecho histórico del anti-artiguismo desplegado por la autoridad política suprema emanada de la Asamblea. Ignoraron y ocultaron que el primer Director Supremo, Gervasio Antonio de Posadas, declaró a José Gervasio a Artigas “traidor a la Patria” (decreto del 11 de febrero de 1814). Ignoraron el enfrentamiento permanente que tuvo José Casimiro Rondeau con el gran caudillo oriental, durante el sitio de Montevideo, y posteriormente con Martín Miguel de Güemes, comandando el Ejército del Norte y a quien declaró “traidor a la Patria”. Ocultaron también que, como Director Supremo, intentó utilizar el Ejército del Norte para luchar contra los caudillos del Interior.
Ignoraron u ocultaron que, como Director Supremo (desde el 21 de abril de 1815 al 3 de mayo de 1816), Ignacio Álvarez Thomas se enfrentó a José Gervasio Artigas, pretendiendo sabotear y desterrar su lucha federal e independentista, impidiendo la concurrencia de los diputados artiguistas al Congreso de Tucumán.
Ignoraron también que otro Director Supremo, Juan Martín de Pueyrredón decidió poner fin a la vigencia política de Artigas en las Provincias del Interior, razón por la cual renunció en 1817 a la soberanía en la Banda Oriental, para dejarla en manos del Imperio lusitano del Brasil, convirtiéndose desde ese momento en “Provincia Cisplatina”.
Décima falsificación histórica. Nada mencionaron los promotores “progresistas” de esta burda celebración que la principal figura dominante en la Asamblea del Año XIII, Carlos María de Alvear, no tuvo mejor idea al desempeñarse como Director Supremo (desde el 9 de enero al 20 de abril de 1815) que ofrecer las Provincias Unidas como colonia inglesa, porque nuestro país no estaba en condiciones de gobernarse a sí mismo, necesitada entonces de “una mano exterior que lo dirija y contenga en la esfera del orden antes que se precipite en los horrores de la anarquía”, lo cual significaba no volver a la dominación española sino entregarse a la “generosa Nación Británica”, porque solamente ésta “podía poner un remedio eficaz” a los males que nos aquejaban, teniendo en cuenta que “estas provincias obedecerán a su gobierno y recibirán sus leyes con el mayor placer”(2).
Más aún, a criterio del pro-británico Alvear, las Provincias del Río de la Plata “desean pertenecer a la Gran Bretaña, recibir sus leyes, obedecer a su Gobierno y vivir bajo su influjo poderoso”(3).

Kirchner y Wall StreetGobernar exclusivamente desde Buenos Aires mediante un Poder Ejecutivo único, promover la libre exportación de los recursos mineros del país, enfrentar a los caudillos de los pueblos del Interior, asociarse con el comercio y las finanzas inglesas para “promover” el crecimiento económico, entregar a extranjeros la propiedad de regiones y provincias argentinas, etc., son varias de las numerosas “virtudes” que exhibió la porteñísima, antifederal y anglófila Asamblea del Año XIII. ¿Esto es lo que reivindica el gobierno “nac&pop”? ¿En nombre de lo “nacional y popular” este festival festeja la reiteración del esquema de libre comercialización de los recursos mineros, como lo hizo históricamente el unitarismo porteño? ¿Estas celebraciones “nac&pop” reivindican el proyecto unitario anglófilo de someter a los pueblos y provincias del Interior, tal como sucede actualmente? En última instancia, ¿será el anhelo de un Gobierno Supremo de las Provincias del Río de la Plata lo que se pretende reivindicar, al servicio del sometimiento colonial de la Argentina, a manos del Imperio Británico y del verdadero poder detrás del trono: las altas finanzas internacionales, de matriz angloamericana?

Bibliografía consultada:
* René Orsi, Historia de la disgregación rioplatense, A. Peña Lillo Editor, Buenos Aires 1969.
* Washington Reyes Abadie, Artigas y el federalismo en el Río de la Plata, Hyspamérica Ediciones Argentinas, Buenos Aires 1986.
* María Sáenz Quesada, La Argentina. Historia del país y de su gente, Editorial Sudamericana, Buenos Aires 2001.

Bernard Nathanson, «Confesión de un ex abortista»

Nathanson Bernhard3El Dr. Nathanson se convirtió al catolicismo y fue bautizado en 1996. A partir de entonces se convirtió en un ferviente defensor de la vida. Escribió libros y artículos y produjo videos pro-vida. Entre los más famosos se cuentan El Grito Silencioso (video) y La Mano de Dios (libro).

El Dr. Bernard Nathanson fue co-fundador en 1969 de la National Association for the Repeal of Abortion Laws (NARAL)(1), posteriormente nombrada como la National Abortion Rights Action League(2). Fue también director del Centro para la Salud Sexual y Reproductiva, de Nueva York, en ese entonces la clínica abortista más grande del mundo. A fines de la década de los ’70 él comenzó a oponerse al aborto, hasta convertirse en un importante defensor de la vida, dando inicio a Abortion America y produciendo un video poderosamente impactante, El Grito Silencioso. El Dr. Nathanson fue profesor clínico asociado de Obstetricia y Ginecología en el New York Medical College e investigador visitante en la Universidad Vanderbilt.

Soy personalmente responsable de 75.000 abortos. Esto legitima mis credenciales para hablarles con autoridad a ustedes sobre el tema. Yo fui uno de los fundadores de la Asociación Nacional para Revocar las Leyes sobre el Aborto en Estados Unidos en 1968.
En ese entonces una encuesta confiable de opinión habría determinado que la mayoría de los norteamericanos estaban en contra de permitir el aborto. A pesar de ello, en 1973, 5 años después, habíamos conseguido que la Corte Suprema legalizara el aborto en Estados Unidos e instituyera virtualmente el aborto a petición hasta el momento del nacimiento. ¿Cómo lo conseguimos? Es importante comprender cuáles fueron las tácticas utilizadas, porque éstas han sido utilizadas con pequeñas diferencias en todo el mundo occidental, en orden a modificar las leyes sobre el aborto.

LA PRIMERA TÁCTICA CLAVE FUE APODERARNOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.
Convencimos a los medios masivos de comunicación que la causa pro-aborto era una causa ilustradamente liberal y sofisticada. Al saber que si se efectuaba una encuesta confiable seríamos fuertemente derrotados, simplemente fabricamos los resultados de encuestas ficticias. Luego anunciábamos a los medios de comunicación que habíamos realizado encuestas y que el 60% de los norteamericanos estaba a favor del aborto. Ésta es la táctica de la mentira auto-cumplida. Pocas personas se toman el trabajo de estar en minoría. Despertamos suficiente simpatía para vender nuestro programa a favor del aborto, al inventar el número de abortos ilegales consumados anualmente en Estados Unidos. La cifra real era de 100.000 aproximadamente, pero la cifra que dimos reiteradamente a los medios fue de 1.000.000. Repetir con muchísima frecuencia una mentira grande convence al público. El número de mujeres que morían anualmente por abortos ilegales oscilaba entre las 200 y las 250, pero la cifra con que continuamente alimentábamos a los medios era de 10.000. Estos falsos números arraigaron en la conciencia de los estadounidenses, convenciendo a muchos que necesitábamos golpear sobre las leyes en torno al aborto. Otro mito con el que alimentamos al público a través de los medios de comunicación era que legalizar el aborto solamente significaría que los abortos que se efectuaban ilegalmente se practicarían legalmente. De hecho, por supuesto, el aborto está siendo utilizado ahora como un método primario de control de natalidad en Estados Unidos y el número anual de abortos ha aumentado un 1.500% desde su legalización.

LA SEGUNDA TÁCTICA FUNDAMENTAL FUE JUGAR LA CARTA DEL ANTICATOLICISMO.
Vilipendiamos sistemáticamente a la Iglesia Católica y a sus “ideas socialmente retrógradas”, y escogimos a la jerarquía católica como el villano que se opone al aborto. Este tema fue ejecutado en forma incesante. Alimentamos a los medios de comunicación con mentiras tales como “sabemos que la oposición al aborto proviene de la jerarquía, no de la mayoría de los católicos” y que “las encuestas prueban una y otra vez que la mayoría de los católicos quieren reformar la ley sobre el aborto”. Y los medios de comunicación repiqueteaban todo esto en el pueblo estadounidense, persuadiéndolo que todo el que se opone a la despenalización del aborto debe estar bajo la influencia de la jerarquía católica y que los católicos a favor del aborto son inteligentes y progresistas. Una consecuencia de esa táctica fue que no hubo grupos no-católicos que se opusieran al aborto. El hecho que otros cristianos, así como las religiones no-cristianas, se opusieran (y todavía lo hacen) monolíticamente al aborto fue constantemente silenciado, junto con las opiniones pro-vida de los ateos.

LA TERCERA TÁCTICA CLAVE FUE LA DENIGRACIÓN O SUPRESIÓN DE TODA LA EVIDENCIA CIENTÍFICA QUE LA VIDA COMIENZA EN LA CONCEPCIÓN.
Frecuentemente me preguntan qué es lo que me hizo cambiar de opinión. ¿Cómo pasé de ser un destacado abortista a un abogado pro-vida?
En 1973 llegué a ser Director de Obstetricia en un gran hospital en la ciudad de Nueva York, y tuve que iniciar una unidad de investigación perinatal, justamente al comenzar el desarrollo de una gran y nueva tecnología que ahora utilizamos diariamente para estudiar el feto en el útero materno. Una táctica favorita pro-aborto es insistir que es imposible definir cuándo comienza la vida; que ésta es una cuestión teológica, moral o filosófica, no una cuestión científica. Pero la fetología hace innegablemente evidente que la vida comienza en la concepción y que requiere toda la protección y salvaguardia de la que cualquiera de nosotros goza.
Ustedes bien podrían preguntar: ¿por qué algunos médicos, que están al tanto de los descubrimientos de la fetología, se desacreditan practicando abortos? Es una cuestión de aritmética simple: a 300 dólares cada uno, un millón quinientos cincuenta mil (1.550.000) abortos implican una industria que genera anualmente 500 millones de dólares, de los cuales la mayor parte va a los bolsillos de los médicos que practican el aborto. Es claro que el aborto voluntario es una destrucción decidida de lo que es indudablemente una vida humana. Es un acto inadmisible de violencia mortal.
Se debe conceder que un embarazo no planificado es un dilema desgarrador y difícil, pero buscar su solución en un acto deliberado de destrucción es destrozar la vasta inventiva del ingenio humano, y subordinar el bien público a una respuesta tradicionalmente utilitaria de los problemas sociales.

COMO CIENTÍFICO, YO SÉ -NO ES QUE LO CREA- SÉ QUE LA VIDA HUMANA COMIENZA EN LA CONCEPCIÓN.
Aunque no soy un hombre formalmente religioso, creo con todo mi corazón que hay un Ser divino que nos manda poner un punto final e irreversible a este crimen infinitamente triste y vergonzoso contra la humanidad.

Dr. Bernard Nathanson

Publicado originalmente en inglés en http://www.aboutabortions.com/DrNathan.html
Traducción por: José Arturo Quarracino

(1) National Association for the Repeal of the Abortion Laws (NARAL).
(2) Liga de Acción Nacional por el Derecho al Aborto.

Dr. Jérôme Lejeune: “Si el mensaje es un mensaje humano, el ser es un ser humano”

El siguiente artículo es el testimonio que dio el Profesor Jerome Lejeune ante la Asamblea Legislativa del Estado de Louisiana (USA) el 7 de junio de 1990. El Dr. Lejeune, ya difunto, fue profesor de Genética fundamental de la Universidad de Paris y director de la Clínica genética del Hospital Pediátrico de París. El Dr. Lejeune también fue el descubridor de la causa del Síndrome de Down.
Lejeune JeromeEl testimonio fue publicado en la revista All About Issues, Vol. No. 5, otoño de 1991, pp. 17-20. Derechos registrados por la American Life League, P.O. Box 1350, Stafford, VA. 22554, U.S.A., y traducido por el Dr. Armando Cifuentes Ramírez, Cali, Colombia.
Esta versión en español fue publicado en http://es.catholic.net/sexualidadybioetica/284/705/articulo.php?id=4438)

Señor Presidente:
Es interesante constatar que las ciencias naturales y las ciencias jurídicas hablan, básicamente, el mismo lenguaje. Antes de que se pueda proclamar una Constitución se tiene que definir cuidadosamente cada una de sus condiciones. Y luego se tiene que votar para promulgarla. La Constitución natural del ser humano también tiene que ser definida cuidadosamente en todas sus características.
A estas características las llamamos GENES que son transportados por los cromosomas. También hay un proceso de votación que es la fecundación.
Solamente uno entre aproximadamente mil millones de espermatozoides será el escogido para producir el nuevo conjunto de información.
imagesCAIPF69CUna vez que la cabeza del espermatozoide ha traspasado la zona pelúcida (una especie de bolsa plástica que protege la vida del nuevo ser), llega el momento en que su Constitución humana es puesta a votación y promulgada.
El fallo del Tribunal Supremo “Roe V. Wade”(1) afirmó que, puesto que desconocíamos el momento en que empieza la vida humana, somos libres para decidir tal o cual cosa. Desde entonces han transcurrido diez y siete años y la ciencia ha hecho un progreso vertiginoso. Quiero decirle cuánto mucho más conocemos hoy sobre el comienzo de la persona humana, de lo que sabíamos hace 17 años.
La vida tiene una historia muy, muy larga. Ha sido transmitida desde hace milenios en el género humano. Pero cada uno de nosotros tiene un momento de iniciación preciso, que es aquel en el cual toda la información genética, necesaria y suficiente, se reúne dentro de una célula, el óvulo fertilizado, y este momento es el momento de la fecundación. No existe la más mínima duda sobre esto.
Sabemos que esta información está escrita en una especie de cinta que llamamos DNA (acido desoxirribo nucleico). Es una molécula larga en la que, por medio de un código específico, están definidas todas las características de la futura persona.
La cinta que está dentro del espermatozoide mide exactamente un metro de longitud, dividida en 23 pedacitos o cromosomas, y hay otra cinta de un metro dentro del óvulo; de manera que podemos decir que al principio de nuestra vida tenemos dos metros de cinta, en los cuales todo está codificado. Como una ayuda para entender cómo son de diminutas estas dos tablas de la ley de la vida, tengamos presente que la molécula de un metro de largo se enrosca tan apretadamente que cabe fácilmente en la punta de un alfiler. La vida está escrita en un lenguaje fantásticamente reducido. Cuando se emitió el fallo “Roe V. Wade” sabíamos que la información se hallaba dentro de la primera célula, pero nadie podía leerla, y nadie era capaz de anticipar su modo de manifestarse para que al final la información llegara a ser alguien vivo que nos dijera: “Soy un ser humano”.
Hoy sabemos que la vida es muy parecida a lo que sucede con una cinta magnética en la que se ha grabado música. En la cinta misma no hay notas. En la grabadora no hay músicos ni instrumentos. No obstante, debido a que la información ha sido codificada en el momento en que era recibida por un micrófono y luego transmitida a la cinta, el tocacintas puede leer dicha información, dar impulso a los altoparlantes, y así, lo que se reproduce no son los músicos ni las notas de la partitura, lo que se transmite, si usted está escuchando “la pequeña serenata”, es el genio de Mozart.
Exactamente de la misma manera se ejecuta la sinfonía de la vida. Está escrita mediante un código muy especial en la molécula de DNA, y la primera célula es la primera parte del tocacintas magnético, que descifra el código y toca vida humana. Si la información que está dentro de la grabadora-esa primera célula-es información humana, entonces este ser es un ser humano. Sabemos que inicialmente hay un mensaje, y si este mensaje se deletrea al estilo humano, forma lo que es un ser humano. Comprendemos que la materia es solo materia. Pero la materia puede estar animada por determinada información que le da forma y permite la construcción de un nuevo ser. Ahora, dependiendo de si uno es un melómano o un aficionado, reconocerá más pronto o más tarde, que en el tocacintas se ha puesto un cassette de “la pequeña serenata”. Si usted es un melómano de verdad, al segundo compás reconocerá la música. Si es un aficionado necesitará escuchar toda la cinta antes de decir: “Ahora sé que se trata de la pequeña serenata”. La ventaja de la genética es que la ciencia es devota de la vida: nos damos cuenta de que se trata de la vida tan pronto se ejecutan los primeros compases.
Este punto de vista acerca de los datos informativos no es una mera ilusión, ni es una hipótesis metafísica. Es pura ciencia. Quienes no quieren aceptar sus implicaciones dicen a menudo que la vida es simplemente un dinamismo, un movimiento continuo. Hoy en día, lamentablemente, se congelan embriones humanos.
A medida que baja la temperatura, el tiempo se detiene; y cuando se alcanzan temperaturas muy bajas, el tiempo se suspende. Pero los seres humanos que han sido congelados no están muertos; recobrarán su propia autonomía y empezarán a ser ellos mismos otra vez.
Así que sabemos que se ha interrumpido la dinámica, el movimiento; pero si no se ha destruido la información, la vida puede volver a comenzar. Hace 17 años no se podía decir nada acerca del contenido de la primera célula. Si se buscaba en su interior el mensaje genético que estaba codificado, se mataba a esa célula. Sucedía lo mismo con el embrión muy joven. Porque era imposible examinar el embrión de un día, de dos días o de una semana de edad y ver si tenía tal o cual característica, sin destruirlo, debido a la rudeza de la técnica.
Ahora tenemos un extraordinario descubrimiento, hecho hace cuatro años y que se utiliza en los laboratorios desde hace dos años. De un embrión de tres días que tiene de cuatro a ocho células, se extrae, en forma muy cuidadosa, una de esas células perforando la zona pelúcida, sacando la célula y volviendo a cerrar el diminuto orificio. Entonces, de la célula, con una nueva técnica llamada PCR o “polimerización en cadena” se reproduce el DNA de esa célula única y se llega a tener suficiente cantidad de tal DNA para analizarlo. Con la técnica en referencia se reproducen millones de copias de la molécula inicial del DNA en 24 horas. Es casi como un milagro porque funciona más rápido que la misma vida, pero utilizando los mismos procedimientos, esto es, una enzima especial en un ciclo especial tal como sucede en la naturaleza(2).
Hace menos de tres meses Monk y Holding publicaron en Inglaterra que, en su trabajo con embriones humanos producidos in vitro, habían podido extraer células de esos embriones, polimerizar el correspondiente DNA, examinarlo con determinado procedimiento y determinar si esos embriones incipientes eran masculinos o femeninos(3). Así, aún en un embrión de una semana de edad, con éstas nuevas técnicas podemos decir: “es un hombre ” o ” es una mujer”.
Va más allá de lo imaginable que los abogados, al conocer de repente que este embrión de una semana es un muchacho o una chica, no quisieran reconocer al mismo tiempo que es una persona humana.
Un segundo descubrimiento que cambió nuestra manera de considerar la composición genética humana en los últimos dos años fue hecho por Jeffries, otro colega inglés. Jeffries es un prominente especialista en DNA quien súbitamente tuvo la ingeniosa idea de que existían largos trechos del mensaje genético destinados únicamente a dar regularidad a las células. Por tal función específica podían resistir muchos cambios pequeños sin peligro para lo individual. Así cada uno de nosotros tiene, en la porción reguladora de nuestro sistema genético, un orden muy específico de los genes, todos los cuales son normales. Al tomar una célula y utilizar la polimerización en cadena, Jeffries pudo hacer muchas copias de esta parte del mensaje y trazar la información de una manera nueva.
Es muy interesante como aparece el resultado. El DNA específico de cada persona, al terminar de usar todo el procedimiento técnico, parece un conjunto de rayas de distinto ancho y colocadas a diferentes distancias, que conforman un patrón propio para cada ser humano. Se parece mucho al código de barras que nos encontramos en los productos del supermercado. En vez de la etiqueta con el nombre y el precio del producto escritos en letras y números, se usan barras de diferente ancho y colocadas a diferentes distancias una de la otra; si esto se lee con el sistema analizador, el computador del supermercado sabe exactamente qué producto usted está comprando y a qué precio. Es lo mismo que ahora podemos hacer con cada ser humano examinando su DNA.
Podemos trazar un código de barras que es absolutamente específico para cada uno de nosotros. De hecho, si comparamos el código de rayas de una persona con los de su padre y su madre, podemos reconocer que la mitad de las líneas específicas de la persona también se encuentra en las del padre y la otra mitad en las de la madre; así se obtiene la absoluta definición de la herencia y podemos determinar con un error menor a una vez en diez mil millones, que esa persona es la descendiente biológica de este padre y esta madre.
Tal determinación es muy importante en el caso en que la paternidad deba confirmarse. Estamos en capacidad de detectar, más allá de cualquier duda, quién es el padre biológico y en vez de considerar al bebé como un criminal que debe eliminarse por el aborto, la sociedad debe reconocerlo como un ser humano.
Si se conocen la madre y el padre, el ser humano con un padre indigno debe ser la preocupación y no la víctima de la nación.
Jeffries encontró que el mensaje genético del espermatozoide estaba acentuado en forma diferente al mensaje genético transportado por el óvulo. Cuando uno está estudiando algo y leyendo un libro, muy a menudo toma un lápiz y subraya una frase que le parece debe recordar; ya que es muy importante. Y a veces pone una X sobre otro pasaje porque no lo necesita inmediatamente. Es exactamente lo que la naturaleza hace con la totalidad del mensaje genético.
Expliqué que al principio de nuestra vida tenemos dos metros “de cinta”, pero he olvidado decirle que la cantidad de letras escritas en esos dos metros es cinco veces mayor que las de la Enciclopedia Británica. O sea que para imprimir el nombre de todas las bases que existen dentro de nuestro código genético, necesitaríamos cinco juegos de volúmenes del tamaño de la Enciclopedia Británica. Entendemos así por qué es muy prudente que la naturaleza subraye algunas frases, porque deben ser descifradas inmediatamente por la primera célula, y coloque una X en otras que van a ser usadas mucho más tarde en la vida. La célula no puede hacerlo todo al mismo tiempo, debe empezar por alguna parte. Y otro descubrimiento es que en los varones está subrayada una parte del mensaje y en las mujeres otra parte distinta, y el resultado explica dos misterios de la genética.
Sabemos ya que a veces después de un coito normal resulta un embarazo sin que exista dentro un bebé; un embarazo falso. A veces da origen a la “degeneración molar”, situación muy peligrosa porque se puede convertir en cáncer. Hace unos diez años se descubrió que cuando ocurría la degeneración molar únicamente se formaban membranas cuya composición genética era de origen paterno. También se conoce una situación opuesta. A veces en uno de los ovarios de una muchacha joven y virgen un óvulo se multiplica y forma una teratoma. En este teratoma se encuentran elementos semejantes a la piel, las uñas, el cabello y los dientes. Se denomina “quiste dermoide” que en nada se parece a un bebé sino a algunas partes sueltas.
El descubrimiento consiste en que el subrayado del mensaje masculino le dice a la primera célula cómo construir la membrana que va a proteger al bebé y cómo construir la placenta que tomará las provisiones de la sangre de la mamá; así, de hecho, el hombre tiene en la primera célula el deber de conseguir el alimento y construir el albergue, de construir la choza y salir a cazar. Por el contrario, el mensaje femenino es el de cómo formar diferentes partes que al ser ensambladas formarán un bebé.
Es verdaderamente extraordinario que la división de las tareas que encontramos en los mayores ya está escrita en el diminuto lenguaje de la genética en la primera célula de un milímetro y medio de ancho que es el epítome, el resumen, la disminución a la mínima expresión de la persona humana.
Cuando se sigue observando el desarrollo, el estilo de subrayado va cambiando en cada división de la célula. La primera célula transmite el mensaje con algo de los subrayado-borrado, así que las nuevas células empiezan a leer otras partes. Como resultado, la vida es muy parecida al desarrollo profesional de un médico. Tal vez usted haya caído en cuenta que en Medicina, al terminar su carrera, el nuevo profesional puede volverse un médico general o un especialista. Un médico general aprende acerca de muchas, muchas enfermedades y a medida que pasan los años sabe menos y menos sobre más y más; cuando es un muy buen médico general sabe un poco de todo. Los especialistas hacen lo contrario. Aprenden más y más sobre menos y menos y al final un buen especialista sabe casi todo sobre muy poco. Así es como la naturaleza conduce el mensaje humano.
La primera célula es generalista. No puede manifestar muchas cosas, pero sabe algo de todo. Dice cómo construir una máquina que a la postre construirá el cerebro. Pero el motivo por el que esta primera célula, que sabe de todo, deba tener especialistas, es porque para que la célula especialista pueda manifestar su propia personalidad tiene que especializarse para que una célula haga las uñas, otra el sistema nervioso, y para que finalmente la totalidad manifieste al ser humano que existe desde la concepción (=fertilización).
Para recapitular lo que la ciencia nos enseña, Señor Presidente, diría, fuera de cualquier duda, que sabemos que en el principio existe el mensaje. El mensaje genético es vital y su manifestación es vida. Aún más brevemente diría, fuera de toda discusión, que si el mensaje es un mensaje humano, el ser es un ser humano.

(1) Este fallo legalizó el aborto a petición en Estados Unidos, el 22 de enero de 1973.
(2) Nota del editor: El Dr. Lejeune, cuya postura en defensa de la vida humana desde la concepción = fertilización fue bien co-nocida, no se está refiriendo aquí a la técnica de clonación o a ninguna otra manipulación de embriones humanos que no respete su vida o dignidad, sino solamente al estudio, sin ningún daño para el embrión humano, del DNA.
(3) Nota del editor: De nuevo, el Dr. Lejeune de ningún modo está aprobando aquí la inmoral técnica de la fertilización in vitro que implica la destrucción de innumerables embriones humanos, sino sólo al hecho de que estos científicos pudieron constatar que efectivamente el sexo del ser humano se puede detectar desde los primeros momentos de su existencia.

Planned Parenthood pregona más de 333.000 bebés abortados en el año 2011

por William Bigelow, 8 de enero de 2013

Y el genocidio estadounidense continúa, con 333.964 asesinatos en el 2011. Ese es el número que dio a conocer con orgullo la Planned Parenthood Federation of America {Federación Americana de Paternidad Planificada} en su informe, en el que detalla cuántos abortos llevó a cabo en el año fiscal 2011. Haciendo algunas cuentas aritméticas simples se pone en evidencia que el número de abortos realizados equivale a un aborto cada 94 segundos.
Bebé abortado4Y la Planned Parenthood puede ser contenta con su progreso: el número de abortos que llevaron a cabo en el 2011 fue superior al del año 2010, cuando esa institución acabó con 329.445 vidas. Y el gobierno estadounidense puede llevar alta la bandera con el proveedor de abortos: Planned Parenthood recibió 524,4 millones de dólares en “subvenciones y reembolsos gubernamentales para servicios de salud”, incluyendo “pagos de los planes de asistencia administrados por Medicaid”.
Planned Parenthood no tiene remordimientos. Sus activos totalizan un valor de 1.200 millones de dólares.
En el “Mensaje de las presidentes” Cecilia Boone y Cecile Richards, no hay ninguna mención al aborto. Ninguna. Ellas dan vueltas en torno a ese tema, jactándose por la forma en que intimidaron a la Susan G. Komen Foundation For The Cure para que reviera su decisión de excluir a Parent Parenthood de sus centros.
El despreciable ataque contra los indefensos, con la ayuda de la administración Obama, es actualmente más poderoso que lo que lo fue hasta ahora. Es hora de quitarse los guantes y mostrarle a las mujeres jóvenes lo que sucede realmente a los bebés que están en el interior de ellas. Aún cuando no podamos aprobar una legislación que ilegalice el procedimiento, debemos aprobar leyes que obligue a las clínicas abortistas a mostrar ecografías a las mujeres que concurren para abortar.

Original en inglés en inglés: http://www.breitbart.com/Big-Government/2013/01/08/A-Joyful-Planned-Parenthood-We-Aborted-Over-333-000-Babies-In-2011)
Traducción por: José Arturo Quarracino

Para tener en cuenta:
1) Esta organización “privada” tiene un 45% de su presupuesto -524 millones de dólares- aportado por organismos gubernamentales de salud de Estados Unidos(1), lo cual muestra el carácter de progresismo asesino de la administración Obama.
2) El patrimonio del que hace gala esta organización pone en evidencia que el aborto en particular y el control de la natalidad en general es un gran negocio.
3) Su presidente, Cecile Richards(2), es miembro de la Junta de Administradores de la Ford Foundation {Fundación Ford}, es decir, participa en una de las fundaciones “filantrópicas” más importantes de Estados Unidos, controlada por la familia Rockefeller, el Departamento de Estado y la CIA (Agencia Central de Inteligencia), promotora del aborto a escala mundial, así como la visión anglosajona de los “derechos humanos”. Además, esta Fundación está controlada y dirigida por miembros del Council on Foreign Relations (CFR)(3), el verdadero cerebro gobernante en Estados Unidos y dueño de su política exterior, y del Goldman Sachs Group(4).
4) En otras palabras, la PPFA forma parte de la red de fundaciones “filantrópicas” controladas por el poder financiero anglosajón y por los organismos gubernamentales estadounidenses al servicio de esta oligarquía plutocrática, que es el verdadero poder detrás de las administraciones gubernamentales republicanas y demócratas.
4) Más allá de su imagen progresista, esta organización se ufana de haber asesinado a más de 330 mil niños en el vientre materno, en un verdadero acto y ejercicio de aplicación de la pena de muerte, como si fuera un acto humanitario.
5) Queda claro que el verdadero poder mundial que está llevando a cabo la concentración de la riqueza mundial en sus manos utiliza al gobierno de Estados Unidos y a varias fundaciones seudo-gubernamentales para promover el genocidio a escala planetaria de los niños por nacer.

(1) Planned Parenthood Federation of America, Annual Report 2011-2012, pp. 5 y 7. Sin ese aporte no podría funcionar. Esto muestra el carácter mentiroso de estas organizaciones pseudo no-gubernamentales, cuando en realidad son organizaciones “sí-gubernamentales” o “para-gubernamentales”.
(2) Ver en http://www.fordfoundation.org/about-us/leadership/cecile-richards (consultado el 18 de enero de 2013).
(3) Luis Ubiñas, Susan V. Berresford, en Ford Foundation, Annual Report 2011, p. 34.
(4) Robert S. Kaplan, en Ford Foundation, Annual Report 2011, p. 34.